domingo, 3 de abril de 2016

Nosotros no hacemos deberes de forma obligatoria, es una opción


Los deberes es un tema que sale en muchas conversaciones entre familias con hijos e hijas en edad escolar. 

Nuestro hijo mayor tiene 6 años y hace primero de primaria. Desde principio de curso nos posicionamos al respecto y llegamos a un acuerdo con la maestra a partir de una carta que le enviamos, para después hablar personalmente con ella.

Durante este curso, nosotros no hacemos deberes por obligación.

La hice pública en ese momento como anónima porque no me pareció oportuno decir que era nuestra. Pero tras nuestra experiencia y viendo lo "quemadas" que están tantas familias en tantos lugares, quiero volver a hacerla pública desde este rincón familiar, diciendo que su autora soy yo, sin miedos y convencida de lo que hice.

Nos entendimos perfectamente con la maestra. Nuestra experiencia nos ha hecho ver que desde el respeto, entre las familias y los maestros nos podemos llegar a entender. El sistema educativo tradicional tiene que cambiar y sólo con la colaboración de todos será posible.

Esta es nuestra opción, no quiero decir que tenga que ser la de todas las familias. Es la opción con la que nosotros nos sentimos bien y estamos convencidos de ella.La carta decía así:

Estimado maestro/a:

En primer lugar nos queremos presentar, somos la familia de xxx, de 6 años, formada por su mamá (zzz), su papá (aaa) y su hermana/o (eee)

Estamos muy preocupados por la crianza y educación de nuestros hijos, tanto dentro como fuera de casa. Fuera de casa la Escuela Pública ha sido nuestra opción, somos auténticos defensores de la escuela pública y nos gusta luchar para que cada vez la escuela tenga mayor calidad.

Y dentro de casa nuestra opción es que nuestros hijos tengan procesos de aprendizaje vivenciales y posibilidad de tener muchas experiencias, que descubran el mundo por ellos mismos, que toquen, sientan, jueguen, etc. Nos encanta acompañar a nuestro hijo en sus intereses y motivaciones, abrirle y mostrarle el mundo tal como es y sobre todo pasar muchos momentos juntos en familia, jugando, paseando, cocinando, leyendo, bailando, escuchando música y aprendiendo.

Todas las tardes estamos juntos y en octubre empezaremos con algunas actividades extraescolares que él ha elegido y que nosotros estamos dispuestos a facilitarle. Los fines de semana nos gusta disfrutar de estar en casa, ir a ver a la familia o escaparnos para viajar.

Después de esta pequeña presentación y como estamos viendo que puntualmente estás enviando pequeñas tareas para hacer en casa, te queremos comunicar nuestra posición frente a los deberes para ver si podemos llegar a un consenso por ambas partes.

Entendemos que los niños, como mínimo hasta que llegan a 3º de primaria, no tendrían que tener deberes ni tareas que realizar en casa por no haberlas terminado en clase. Y quizás a partir de 3º de primaria, ir dedicando progresivamente algún tiempo a repasar lo visto en clase si se considera necesario.

Rechazamos los deberes porque pensamos que los alumnos/as ya están muchas horas en el colegio realizando sus tareas escolares y que cuando salen del centro escolar tienen que hacer lo que ellos elijan libremente, siguiendo sus principales motivaciones y aficiones: jugar libremente, tener oportunidades de ser curiosos, estar con su familia, leer o que le lean, descansar e incluso aburrirse.
Nuestro hijo es curioso e investigador y le encanta aprender, pero este tipo de deberes los rechaza, no le motivan, no aprende y le crea un rechazo al aprendizaje en la escuela. Él se aburre. Y sinceramente, con tareas repetitivas nosotros tenemos el sentimiento de estar perdiendo el tiempo, aunque en ocasiones sólo sean diez minutos.

Cada maestro o maestra suponemos que tiene sus motivos para mandar deberes a sus alumnos/as: tener un tiempo individual de trabajo, para que los padres se impliquen en el proceso de aprendizaje, para reforzar conocimientos, como hábito de trabajo para estudiar en un futuro. Para nosotros los deberes tradicionales no cumplen ninguno de los motivos anteriores.

Queremos que a nuestro hijo le guste el colegio, que siga queriendo aprender e investigar, que siga siendo curioso, que tenga ganas de descubrir el mundo y que esté motivado y por eso te pedimos que respetes nuestra opción de no entender los deberes como algo obligatorio sino como voluntario.
Queremos gestionar nuestro tiempo y te aseguramos que tendrá muchos aprendizajes que seguro que reforzarán todo lo que podáis hacer en el colegio. Tendrá tiempo para jugar, para estar en familia, para cocinar, jugar a baloncesto, para investigar e incluso tiempo para aburrirse, que para nosotros también es un tiempo muy valioso.

Estamos convencidos de esta opción respecto a los deberes y así lo compartimos con nuestro hijo, no consideramos que sea una irresponsabilidad sino una defensa de lo que consideramos justo, él así lo ha entendido, defendiendo sus derechos como niño a tener su tiempo libre y de ocio.

Esperamos que esta opción familiar se respete y que no perjudique al niño tomando represalias hacia él, señalándolo o castigándolo. Si consideramos que las tareas no las hacemos en casa, tampoco queremos que después tenga que hacerlas en el colegio en sus tiempos de recreo.

Si hay algún área que haya que reforzar en casa porque nuestro hijo tenga alguna carencia, nos gustaría colaborar en todo lo que sea posible y estamos dispuestos a ofrecer todo tipo de actividades de refuerzo que sean motivantes y sobre todo significativas en su aprendizaje.

Y evidentemente estamos a tu disposición para proponer nuevos tipos de deberes voluntarios: que vayan a comprar con sus padres y paguen ellos, que cocinen algo el fin de semana en familia, que vayan en bici y observen las hojas de los árboles, que jueguen a las cartas o algún juego de mesa, que sumen lo que tienen en la hucha, etc. Entendemos que los deberes podrían cubrir necesidades de aprendizaje de los niños que el colegio no puede llegar. Los contenidos de los libros son orientativos y se pueden aprender de muchas formas, o por lo menos así lo entendemos nosotros.

Puede ser que haya familias que admitan y necesiten los deberes, y dado que ninguna ley educativa obliga a poner deberes y tareas, te pedimos que por favor los deberes sean voluntarios y que se dé la opción de hacer actividades alternativas con la familia.

No te hemos pedido una tutoría para exponerte el tema para que lo puedas reflexionar tranquilamente y en unas semanas te la solicitaremos para hablarlo con calma si lo consideras oportuno y necesario.

Atentamente, 
zzz, aaa, xxx, eee (Familia con un hijo en edad escolar de 6 años)

Reedito: 

Tras las preguntas que algunas personas me habéis hecho de cuál fue la reacción de la maestra, os cuento...

A los pocos días nos mandó una nota diciendo que nos entendía perfectamente y que no había ningún problema, de forma muy agradable y comprensiva. Quedamos que nos enviaría a casa la carpeta con los deberes como a todos los niños para que él no se sintiera diferente, pero que la podíamos devolver tranquilamente sin hacer, que eso no tendría ninguna consecuencia. 

Desde ese momento (que fue a principio de curso), mi hijo no hace casi nunca los deberes, y digo casi, porque alguna vez si algo le ha gustado lo ha hecho. Todos los fines de semana trae un libro de lectura con su ficha correspondiente. La mitad de los fines de semana, más o menos, él se ha cogido el libro y lo ha leído. La ficha no la ha hecho nunca todavía. Los deberes de las períodos de vacaciones nunca los hace y si el fin de semana trae alguna ficha tampoco. Entre semana no suele traer casi nunca nada, hay otros niños que llevan el trabajo que no han terminado en clase.

Otra pregunta frecuente que me habéis hecho, ¿ha tenido alguna consecuencia en las notas? Ninguna, las notas de los dos trimestres han sido excelentes, aunque de verdad os digo, que si no fueran buenas tampoco me importaría, las notas escolares de primaria desde mi punto de vista no son importantes mientras se vea que el niño va avanzando, cada uno tiene su proceso y su ritmo. 

De verdad, espero que os sirva mi experiencia, el diálogo y el respeto me parece lo más importante para que maestros/as y familias nos podamos entender y seguir avanzando.

sábado, 2 de abril de 2016

Mermelada de fresa (elaboración tradicional)


Una vuelta dulce. 

Una entrada que utilizaré muchas veces.

Las fresas en esta época las podemos encontrar a un buen precio para hacer una rica mermelada para todo el año. Para mis hijos es su preferida... ¡al lío!

Hasta ahora la mermelada de fresa la había hecho con la thermomix, pero no me acababa de convencer, para mi gusto quedaba un poco líquida.  Este año me he lanzado con el método tradicional, igual que hago la mermelada de moras, y encantada.



Ingredientes:

1 caja de fresas de 2 kilos (limpias pesarán 1,700 kg. más o menos)
800 ó 900 gr. de azúcar de caña integral (yo pongo aproximadamente la mitad del peso de las fresas limpias, según te guste más o menos dulce)
1 limón exprimido

Elaboración:

1. Limpia las fresas cortando el rabo de arriba, lávalas bien y las escurres. Trocéalas en trozos pequeños.
2. Pon las fresas y el azúcar en una cazuela, mezclando bien con una cuchara de madera. Déjalas una o dos horas.
3. Echa en la cazuela el zumo del limón, y pon la cazuela con un fuego algo fuerte, no al máximo (8 ó 9 sobre 10).
4. Cuando empiece a subir una espuma (más o menos al cuarto de hora), reducir el fuego dejándolo medio-bajo (sobre el 4 ó 5) e ir retirando continuamente la espuma que sale con una cuchara.
5. Dejar la cazuela en el fuego, removiendo de vez en cuando, aproximadamente una hora.
6. Retirar la cazuela del fuego.
7. Si queréis la mermelada con tropezones, la podéis dejar tal como está. Y sino, podéis triturarla con una batidora (yo este paso sí que lo hago con la thermomix).

Si la vais a poner en botes de conserva, lo primero de todo esterilizar bien los botes y los tapes, aquí tenéis como lo hago yo, los botes en el horno y los tapes en una cazuela con agua. Con la mermelada recién hecha, llenamos los botes, cerramos muy fuerte y todavía calientes, los dejamos boca abajo durante 24 horas.

Y ¡a disfrutarla! 

E incluso esta vez los he decorado, que hace mucho que no lo hacía.


Y he aprovechado estos botones que no les daba uso, que compré en ebay  y ¡me encanta como quedan!

Espero que os sirva.

¡Feliz fin de semana!

martes, 15 de diciembre de 2015

Cumpleaños de la peque: 2 años


La peque de la casa hoy hace 2 años... ¡muchísimas felicidades!

Esta mañana sonreías cuando te cantábamos cumpleaños feliz, es el primer año que te das cuenta de que hoy tú eres la protagonista en esta fiesta.

Tu llegada fue muy esperada, te necesitábamos y queríamos en esta familia, y estamos felices contigo.



"Mamá mía" es lo último que has aprendido a decir y refleja el momento en el que estamos, cada uno de nosotros haciéndonos nuestros espacios en la familia. Primero fue Acher el que necesitó ubicarse y ahora eres tú, y allí estamos para acompañarte.

Con nosotros eres charlatana, sonriente, cariñosa, curiosa, estarías todo el día colgada de nosotros. Pero también eres inquieta y tenaz con lo que quieres.  La teta sigue siendo tu alimento preferido, en casa no hay manera de que comas nada más, pero no hay problema, que vas bien servida por naturaleza.


El "yo sola" lo tienes muy interiorizado y la hora de vestirse hay que tomársela con calma.


Con la familia y amigos, tras un primer período de adaptación eres confiada y cariñosa, te dejas querer.

Y con los niños y niñas es donde sacas tu carácter, el mundo todavía es todo tuyo y te cuesta sentirte invadida. Tu forma de comunicarte sigue evolucionando, pero todavía te sigues expresando en ocasiones a través de formas que molestan e incluso hacen daño, sigues aprendiendo.

Tu lenguaje ha evolucionado muchísimo en este último mes, repites todo sin parar y tus primeras frases nos hacen sonreír. 



Y en casa, te encanta que te leamos cuentos, eres capaz de pedirnos 5 veces seguidas el mismo cuento, te apasionan las torres y construcciones, y pintar sin parar. Juegas con los muñecos de Acher, te encanta jugar a vestirlos, aunque no sabes todavía, lo intentas.

Esta tarde te cantaremos Cumpleaños feliz y soplaremos las velas los cuatro, tranquilamente en familia.

Te queremos.

viernes, 30 de octubre de 2015

De mi casa me fui al cole.


Siento no estar mucho por aquí.

Salí de mi casa y me fui al cole, mis hijos pasan mucho tiempo allí y mis energías van encaminadas hacia ese lugar.

Ese lugar que  necesita cambio, energía y mucha ilusión.

Mis hijos van creciendo y la mamá va saliendo de su nido donde tanto hemos disfrutado.

Ha salido mi parte rebelde, no la puedo controlar.

Ahora me toca a mí, ayer te tocó a ti y mañana le tocará a otro. Así será posible que haya cambio.

De vez en cuando nos seguiremos refugiando en este rincón, no quedará abandonado. Pero no sé qué rumbo tomará. 

Sigo cosiendo pero cada vez soy más funcional, aprovecho las telas que tengo, los patrones, no tengo ganas de innovar y poco nuevo puedo aportar. 

Sigo creyendo en el autoconsumo, pero ya os he ido contando todo lo que hacemos, en casa vamos a rachas y poco más puedo aportar. 

Ya hay muchos blogs de crianza en la blogosfera, con mil consejos y excelentes artículos, mamás blogueras con muchas ganas de hacer crecer sus espacios, también me siento rebelde dentro de la blogosfera, no lo puedo evitar y yo poco más puedo aportar. 

Respecto a nuestras recetas de cocina, todos nuestros secretos están contados y la base es repetir lo que nos gusta y probar de vez en cuando algo nuevo, no tengo nada más que aportar.

Mi posición frente a la educación ya la conocéis, tanto dentro como fuera del cole, no tengo nada más que aportar más allá de nuestras pequeñas experiencias.

Nuestra vida es sencilla, os puedo contar pequeñas experiencias y reflexiones desde nuestro humilde rincón, no quiero sentar cátedra ni juzgar, cada familia es diferente y tiene sus circunstancias. Generalizar, recomendar, dar consejos me parece que no es bueno, porque hay familias donde eso no encaja y puedes herirlas y hacerles sentir mal. Cada uno tiene sus ideales y se puede contagiar, pero intentar convencer o justificar que lo tuyo es lo mejor no me parece correcto.

Tengo dudas, no sé si os puedo aportar mucho más allá que nuestras pequeñas aventuras en casa y en el cole, no sé si os sigue sirviendo.

Mi camino al cole compartiendo inquietudes y contagiándonos de proyectos está siendo muy ilusionante.

¡Feliz fin de semana!

miércoles, 21 de octubre de 2015

Observar, tocar y sentir las flores


Una actividad muy sencilla que me encanta hacer con mis hijos es coger rosas e ir quitándoles los pétalos poco a poco, tocándolos suavemente y oliéndolos.


Son momentos con muchas sensaciones, de calma y sensibilidad.


Me encanta que sepan observar y apreciar lo bonito, y mucho más si nos lo ofrece la propia naturaleza.


¡Pasad buen día!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...